Rechazadores

Rechazadores

Sistemas de rechazo y clasificación en línea

Los sistemas de rechazo y clasificación en línea de INSPECTRA están diseñados para retirar del flujo del proceso productivo las bandejas, envases o empaques defectuosos, y están especialmente orientados hacia la industria alimentaria y farmacéutica. Se adaptan al proceso de producción de cada cliente en función del tipo de producto y envase.

 

Nuestros sistemas de rechazo ofrecen un elevado rendimiento por sus rápidos tiempos de respuesta y eficacia, y están dotados de sensores adicionales que permiten detectar aspectos como el llenado del compartimento de recogida, atrapamiento del producto o comunicación aguas arriba con otra maquinaria del proceso.

 

Para la elección del sistema de rechazo más adecuado, el servicio técnico de INSPECTRA le asesorará con la mejor solución adaptada a la necesidad de su proceso productivo.

¿Qué ventajas tiene?

Gran adaptabilidad a cualquier línea de producción

Conexión directa con equipos de inspección INSPECTRA

Rápidos tiempos de respuesta y eficacia

Diseño higiénico

Funcionalidades

Nuestros equipos se configuran a medida, y le asesoramos sobre qué tipo de sistema de rechazo es el más adecuado para la línea de producción de su empresa.

Desde INSPECTRA le ofrecemos diferentes soluciones de rechazo:

  • Sistema de rechazo por trampilla
  • Sistema de rechazo por soplado neumático
  • Sistema de rechazo por empuje
  • Sistema de rechazo tipo flip-flop

Tecnologías de rechazo

Previous
Next

rechazadores

El rechazador por trampilla de INSPECTRA realiza la acción de separación de envases defectuosos a través de una cama de rodillos que se desplaza verticalmente. Los envases defectuosos caen a su interior, y son almacenado en una caja, todo dentro de un compartimento que puede estar cerrado por llave para evitar manipulaciones.

Este rechazador incorpora sensores de llenado, para aviso al personal de producción de retirada de la caja de almacenamiento cuando está llena.

El sistema de rechazo por trampilla es muy eficaz en la separación de envases, y sus tiempos de respuesta son rápidos. Es uno de los sistemas más empleados en productos loncheados alimentarios.

El rechazador por trampilla se acopla directamente con diferentes equipos INSPECTRA de inspección, y puede integrarse en cualquier línea productiva.

El rechazador por soplado de INSPECTRA realiza la acción de separación de envases defectuosos a través de soplado por boquillas neumáticas. Los envases defectuosos caen al interior de un compartimento, y son almacenado en una caja; este conjunto puede estar cerrado por llave para evitar manipulaciones.

Este rechazador incorpora sensores de llenado, para aviso al personal de producción de retirada de la caja de almacenamiento cuando está llena.

En INSPECTRA disponemos de diferentes modelos de boquillas de soplado para adaptarnos lo mejor posible a su tipología de envase. Para conseguir un soplado eficaz es siempre necesario hacer un estudio previo del sistema en función del tipo de envase, peso y condiciones de operación.

El rechazador por soplado se acopla directamente con diferentes equipos INSPECTRA de inspección, y puede integrarse en cualquier línea productiva.

El rechazador por empuje de INSPECTRA realiza la acción de separación de envases defectuosos a través de una pala de empuje neumática. Los envases defectuosos caen al interior de un compartimento, y son almacenado en una caja; este conjunto puede estar cerrado por llave para evitar manipulaciones e incorpora sensores de llenado.

Este sistema de rechazo también puede emplearse para derivar los envases defectuosos hacia otra cinta transportadora.

El rechazador por empuje se acopla directamente con diferentes equipos INSPECTRA de inspección, y puede integrarse en cualquier línea productiva.

Adaptamos sistemas de rechazo tipo flip-flop (cinta transportadora abatible con 2 o 3 posiciones) existentes en líneas productivas del cliente, para poderse acoplar con nuestros equipos INSPECTRA de inspección, fundamentalmente en procesos de loncheados alimentarios.

Tras la inspección, el producto defectuoso se traslada a una cinta de rechazo, ubicada tras una de las posiciones finales del flip-flop, para su reproceso o desecho final.